Cómo lucir la SONRISA perfecta

0

La sonrisa es parte de nuestra imagen y es muy importante aprender a cuidarla. Hay muchos factores que influyen en nuestra salud bucodental, pero una buena higiene bucal diaria y revisiones regulares al dentista son clave.

Todos queremos lucir la sonrisa perfecta. Unos dientes blancos, sanos y alineados que no te impidan sonreír siempre que quieras. Lo más importante es ponerte en contacto con una clínica estética dental para que te pueda asesorar un profesional. 

En la actualidad hay numerosas técnicas para mejorar el aspecto de tu boca. El blanqueamiento dental es una de las más conocidas y se trata de aclarar el color de los dientes con un gel de peróxido. Eso sí, hay que tener en cuenta el tono original de los dientes y es posible que el resultado final no sea el blanco que buscas. Por eso es importante que un especialista valore la concentración de peróxido y el tiempo de exposición necesarios para cada paciente. Además, el blanqueamiento no es para siempre y necesita mantenimiento cada 6 o 12 meses.

Otra de las técnicas es las carillas dentales, que además sirven para tratar diferentes anomalías: color de los dientes, manchas, espacios abiertos entre dientes, encías retraídas o dientes desgastados por el bruxismo, entre otros. Las carillas dentales pueden ser de composite o porcelana y se pegan a los dientes.

Y la última técnica es la de aplicación de adhesivos, que es similar a las carillas de porcelana, pero ésta consiste en poner empastes de un color parecido al de los dientes, y por lo tanto conlleva menos elaboración de las piezas dentales.

Hay otras medidas importantes que se pueden tomar para prevenir el deterioro de los dientes, como es evitar el o café en exceso, y dejar de fumar. También es recomendable no abusar de ciertos alimentos que contienen pigmentos muy fuertes como los frutos rojos o los cítricos (limones, pomelos, etc). Para cuidar la salud de nuestros dientes y encías es fundamental llevar una alimentación sana. Sin embargo, ten en cuenta que la edad o sencillamente la genética pueden influir en el estado de nuestra boca y que tus dientes no estén todo lo blanco que querrías. 

Ten cuidado con los trucos caseros, como el limón o el bicarbonato, o el uso de blanqueadores, porque pueden dañar el diente si no se usan de la forma adecuada. Siempre te aconsejamos consultar con un especialista para que puedan asesorarte, ya que la salud bucodental es muy importante. 

Share.

Leave A Reply

CLOSE
CLOSE