Un templo de PLACERES SIN REMORDIMIENTOS

0

La innovadora carta de placeres de Rómola te lleva a una nueva dimensión en el mundo de la gastronomía. Todo ello acompañado de una magnífica decoración con piezas de mármol que nos trasladan a la Antigua Roma. 

Los propietarios de este restaurante en el barrio de Salamanca buscaban un espacio donde sea todo placer y nada de culpa. Querían que sus clientes puedan disfrutar de unguilty pleasures sin tener remordimientos, por eso su chef Jorge Reina ha trabajado muy de cerca con un equipo de nutricionistas de Pronaf para elaborar platos sanos.

Rómola Unguilty Pleasures restaurante Madrid

Para decorar el restaurante eligieron al gran Andrés Jaque que ideó una estructura de piezas de mármol para elogiar a la historia clásica, con grandes cristaleras y detalles vegetales que caen del techo. Llegar a Rómola es transportarte a la belleza y el arte del clasicismo. Para ello, el estudio de Andrés ha elegido vertiginosas piezas de mármol y una gran lámpara circular en la entrada, que conviven con los asientos tapizados en verde oliva. En la planta baja puedes disfrutar de la experiencia entre fogones.

Rómola Unguilty Pleasures restaurante MadridPara cenar, no solo nos sorprendieron con sus deliciosos manjares sino que nos contaron las calorías de la comida. En la carta está detallado el volumen de calorías de cada plato, así puedes elegir sin sentirte culpable de lo que estás comiendo. Además, no usan harinas refinadas, grasas trans ni azúcares añadidos. Rómola es todo lo que se busca en un estilo de vida contemporáneo: 100% placer; 100% salud y belleza.

Llegado el momento de pedir, nos resulta complicado con tanta variedad, ya que todos los platos son mezclas originales, extravagantes y creativos. Vamos con los entrantes, nos decidimos con un tartar de tomate rosa con nieve de tomate y albahaca (260 cal.), seguido de ensalada de hinojo, sorbete de Granny Smith, eneldo y ajo negro (210 cal.), y unas alitas de pollo de corral deshuesadas y hummus con caldo acidulado de lemongrass (396 cal.) Para continuar pedimos el jarrete de ibérico glaseado en 4 cocciones con endivias al carbón de encina (297 cal.) Conseguir llegar a los postres fue todo un reto, pero no nos podíamos ir sin probar el chocolate Rómola (322 cal.) y panna cotta de pandan y polen (119 cal.)

Rómola Unguilty Pleasures restaurante Madrid

Además, también tienen cafés orgánicos, tés, infusiones y smoothies para llevar. Si te decides por ir a desayunar tienes tostadas orgánicas de pan de centeno y espelta y tartas y pasteles libres de harinas y azúcares refinados. No les podías faltar carta de brunch los fines de semana. Desde luego Rómola es un lugar en el que dejarse llevar por placeres, sin ningún tipo de pesar, donde la libertad del buen comer se aúna con la belleza.

_______________________________________

TIPO DE COMIDA: Internacional

PRECIO: 35 €/persona

DIRECCIÓN: Calle de Hermosilla, 4, 28001 Madrid

TELÉFONO: 911 344 943

HORARIO: Abre todos los días

WEBSITE: www.romola.es

Share.

Leave A Reply

CLOSE
CLOSE